Skip to main content

Looks de oficina para mamás todoterreno

   ¡Muy buenas! Hoy os traigo un post sobre moda. Siguiendo con la línea de mis últimas publicaciones quiero compartir con vosotras mis recomendaciones para un buen look de oficina. Pero antes de adentrarnos en el tema de hoy, me gustaría mostraros 2 vídeos que me parecieron buenísimos. Son de la bloguera B a la moda. Seguro que muchas ya la seguís y conocéis. Para las que no, os comento que es una pamplonesa, mamá de 4 niños, que se dedica a la comunicación sobre moda y trabaja desde casa. Además de ser súper estilosa y divertida, me encanta su enfoque de la maternidad y el trabajo diario. Coincido con ella en muchos aspectos y creo que os pueden ayudar sus consejos. Os dejo los links de sus vídeos de “Cómo me organizo un día de trabajo” y “Mis trucos de cómo trabajo desde casa y soy eficaz” . ¡Seguro que os encantan!

despa en casa

   Y entrando en la materia que hoy nos ocupa, creo que todas estamos de acuerdo en que el habernos convertido en mamás no debe implicar el  descuido de nuestro aspecto. Es una tarea que a veces resulta difícil. Principalmente por la escasez de tiempo y por la sobredosis de cansancio que lleva aparejado nuestro día a día. Pero esto no nos puede llevar a cejar en nuestro empeño por intentar vestir bien y trasmitir un mensaje claro a todo el que nos rodea: ser madre no me hace convertirme en un ser que se arrastra muerta de sueño y se olvida absolutamente de sí (aunque esta sea nuestra tendencia). Creo que la plenitud que sentimos por haber formado una familia también ha de reflejarse en nuestro exterior. Podemos ser mujeres elegantes y estilosas, que se cuidan y trasmiten una imagen atractiva.

mama guapa

   Ya hemos hablado anteriormente de la importancia de hacer ejercicio y cuidar nuestra salud. Pues bien, me parece igualmente importante el mimo de nuestra estética en general (maquillaje, pelo, vestido y calzado). Todo esto, por supuesto, sin caer en la histeria o la esclavitud. No puede convertirse en un fin en sí mismo, sino en un medio para sentirnos bien y hacer también más agradable la vida al que nos rodea. Como os digo, con flexibilidad y sin caer en los extremos. Si nos sobran unos kilos después del embarazo (que es absolutamente lógico e inevitable) no puede suponer un motivo de angustia o frustración que nos robe la felicidad. Poco a poco y a su tiempo, conseguiremos volver a nuestro peso. ¡Benditos kilitos! que suponen el haber llevado a nuestros hijos dentro de nosotras. Ya habrá tiempo de recuperar la figura, sin angustias, con ilusión y optimismo.

   Y de igual modo, si un día estamos especialmente cansadas y tenemos el tiempo justo para hacer una gestión, no se acaba el mundo por salir con la cara lavada y hacernos un moño. Además de que es importante sentirnos cómodas y ser prácticas en nuestro día a día, adaptándonos al plan que tengamos y evitando ponernos más obstáculos en nuestra andadura de los que ya hay. Si el plan es hacer la compra con los niños, desde luego no es buena idea un look “minifaldero” con tacones de aguja…Faltaría más que tuviéramos que rendirnos a la “tiranía” de ir siempre perfectas. De hecho en ocasiones lo elegante es ir informal o desenfadadas. Y además el “effortless” está de moda, jajaja. En fin, ya me entendéis: belleza práctica, natural  e inteligente.

efort less

   Dicho esto, comenzamos con los que creo que son elementos a tener en cuenta a la hora de ir guapas a la oficina. En este campo, obviamente, las posibles profesiones de cada una pueden conllevar un sinfín de circunstancias distintas en cuanto exigencias de indumentaria. Algunas trabajan con uniforme o con bata. Otras ejercen profesiones que conllevan la necesidad de utilizar ropa cómoda (profesoras de educación física, educadoras en guarderías…). Pero incluso en estos casos, siempre podemos cuidar nuestro outfit para entrar y salir de nuestro puesto de trabajo.

0035a361c0595a26448d9c674d6fac02

   Un look de trabajo en el que impere la elegancia o la sobriedad no tiene por qué ser aburrido o soso. Podemos jugar con los clásicos y las tendencias más actuales en función de las circunstancias o el puesto que desempeñemos. No soy muy amiga de las normas estrictas en lo que a moda o estilo se refiere. Cada una ha de encontrar aquello que le favorece, que lleva con más comodidad, su estilo particular…No pienso que haya un código rígido de lo que se debe o no se debe llevar al trabajo pero sí que podríamos decir que hay algunas líneas maestras y truquillos que vendría bien tener en cuenta:

1- Hazte con un buen fondo de armario compuesto por piezas neutras, básicas, que te permitan jugar con ellas en infinidad de combinaciones y sacarle el máximo partido a tu repertorio de ropa, calzado y complementos en general. En este sentido, me resultan imprescindibles:

  • blusas: la clásica blanca. También alguna de tonos oscuros (azul marino o negro).
  • jerseys: clásicos de cuello redondo o en pico. El jersey de cuello vuelto también me resulta muy sofisticado. A pesar de la comodidad y la sencillez. Hazte también con alguno en colores combinables.
  • pantalones de corte clásico y extra-combinables (de pinzas, rectos, chinos…). Con una tela de cierta calidad y un patrón que nos aporte elegancia. También es importante contar con una selección de vaqueros o pantalones más sport pero que no por ello resten corrección o elegancia a tu aspecto. Mis favoritos son los de color negro porque reúnen las características de elegancia y comodidad. Y en verano hazte con alguno en blanco. Y por supuesto no tengas miedo a jugar con otros más originales como los palazzo o baggy, que aportarán un toque de distinción a tu imagen.

     

  • faldas que no sean excesivamente cortas (el largo ideal me resulta un poco por encima de la rodilla). Tampoco muy ajustadas y que te permitan sentarte y cruzar las piernas con comodidad.
  • Abrigos. En tono camel, azul marino o negro, son apuesta segura. Un buen abrigo realza el look y te aportará la elegancia que necesitas para los días más fríos.
  • Y como prenda estrella, siempre he recurrido especialmente en las blazers para mis looks de oficina. Hazte con varias sencillitas y alguna más especial para darle un toque interesante a tu look (con coderas, bolsillos diferentes al resto de la prenda, de tweed, con algún estampado o color original…). Esta prenda aporta siempre un toque de elegancia al look y combinada con un simple vaquero y una camisa o camiseta siempre será una apuesta segura.

2- En cuanto al calzado, dependerá del plan de trabajo del día. Será distinto, lógicamente, el que llevemos el día que nos va a tocar estar muchas horas de pie o haciendo gestiones por la calle, que el de aquel día en que el plan sean reuniones o largos ratos ante el ordenador. En general opta por un calzado cómodo, de cierta calidad (más vale tener menos zapatos pero cómodos y buenos, que muchos, que nos destrozan el pie y nos duran dos días). Juega aquí con las tendencias. Sé práctica y opta por un tacón medio, que aporte estilo y elegancia al look, pero que no te haga retorcerte de dolor y desear llegar a casa para quitártelo. Hazte también con alguna pieza de estampado, color y material especial que de vez en cuanto aporte un toque original y divertido a tu imagen.

244d919933b127c5318526e7e77fb564

   Y por supuesto el zapato plano es perfectamente adecuado para un día de trabajo. Hay bailarinas y mocasines tan elegantes o más que un buen zapato de salón o unos stilettos. Busca que tengan un punto elegante por el material del que estén hechos, por algún elemento original (como una puntera bonita, un lazo o detalle) que les aporte gracia o por un estampado o color especialmente bonitos.

   En relación con esto, y aunque hasta hace poco me resistía a seguir esa tendencia, me he ido animando con la moda del calzado de inspiración masculina (mocasines, bluchers, tipo oxford…). Me resultan comodísimos y elegantes. Además de muy combinables con prendas para la oficina.

f3921770871cd1d19615d92bf9352c85

3- Complementos. Un look sobrio, sencillo puede resultar interesante y lleno de luz con el toque final de unos complementos bien seleccionados. Cambiando éstos y por un módico precio podemos conseguir infinidad de opciones para nuestro día a día. Opta por necklaces, colgantes y pulseras que te vistan y aporten color y vida a tu aspecto. Un buen bolso también será siempre genial aliado. Busca opciones de tamaño  adecuado para que te quepan los elementos habituales de trabajo (la tablet, la agenda…) y que sea cómodo de llevar (que se pueda colgar y tener las manos libres en un momento dado). También juega con alguna cartera mona que aporte elegancia y estilo al look de un día concreto en el que tengas una reunión con un cliente importante, una comida de negocios…

4- Protocolo. No podemos olvidar que estamos en un puesto de trabajo. Nuestra imagen ha de ser seria, sobria y elegante. Es nuestra carta de presentación y supone un plus que suma en nuestro negocio o en la marca para la que trabajamos. Respeta la limpieza y el cuidado de tus prendas. Evita escotes excesivos, faldas demasiado cortas o pantalones muy ajustados. No resulta elegante y pueden restarte profesionalidad. Desde luego lo que más ha de brillar es tu saber hacer profesional pero tu imagen siempre será un apoyo imprescindible para que todo funcione. No permitas que una mala elección en vestuario reste valor a tu trabajo o distraiga la atención de lo que haces, en negativo.

5- Armario inteligente. Aparte de buscar, dentro de un aspecto elegante, prendas que nos permitan llevar el día con cierta comodidad, como os digo, hemos de convertirnos en verdaderas artistas de las combinaciones. Sin gastar grandes cantidades de dinero ni tener un armario excesivo podemos, apoyándonos en “prendas comodín” y otras con un toque de gracia multiplicar la opciones de nuestro armario. Cada cierto tiempo renueva o añade algún elemento en tendencia que enriquezca tu repertorio y aporte un elemento sorpresivo y de originalidad.

   Y para acabar, aquí os dejo unos looks que os puedan servir de inspiración. Dadle rienda suelta a la imaginación y al sentido común. Un besazo y que no se diga que no somos las mamás más estilosas de la oficina.

Si te ha gustado este post compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a mi blog
Recibe mis últimas entradas en tu correo electrónico.