Skip to main content

Querida mamá que trabajas en casa:

   Probablemente no te valores, no des importancia a todo lo que haces en tu día a día. Piensas que es “lo que te toca”. Tu horario no es de 8 horas, ni está establecido mediante un contrato laboral. Tu sueldo son las sonrisas y el bienestar de los tuyos. Consigues que tu casa sepa a hogar cada jornada. Tus vacaciones son, con suerte, un cambio de aires y  de escenario puntual. Pero tus labores no entienden de fines de semana ni de días festivos, puesto que el amor no lleva reloj ni  arranca hojas del calendario.

6f54f93354e6f39c474d2100b97844ef

   Eres una súper heroína, haces que todo sea posible. Velas por el descanso, alimento, vestido y comodidad de tu familia.  Te dejas la piel porque todos estén a gusto. Satisfaces las necesidades de cada uno en un silencioso “TE QUIERO” diario. Con tu apoyo incondicional e imprescindible, permites que cada miembro de la familia se realice y crezca. Y aun así quizás te parezca poca cosa, quizás aún sientes que lo que haces no tiene gran trascendencia.

   No olvides que la realización personal no es un sueño inalcanzable para ti. Rebélate contra tus frustraciones, tórnalas elecciones personales. Tú decides ser el pilar donde se sustenta la felicidad de los tuyos. Consigues que cada día deseen volver a casa. Aquel lugar donde se sienten a gusto, que invita a descansar, que hace menos duros los días y donde el amor es la banda sonora. “¡Gracias!”, esta expresión debió ser inventada especialmente para ti aunque quizás, de manera injusta, la escuchas en pocas o ninguna ocasión. Pero no olvides que tu función es esencial para que este mundo de locos sea mucho mejor, se convierta en un lugar confortable y en el que merezca la pena habitar.

edcc08021211aff2b4ab570d8dfbd71b

  ¿Qué tal si buscamos la manera de que te sientas mejor? Ahí van unos consejos:

1- Ponte música mientras estás “manos a la obra”. Busca esos temas que te motiven, que te suben el ánimo y que ponen en movimiento todo tu cuerpo. Por otra parte, y aunque si queremos ser prácticas, buscaremos una vestimenta cómoda y sencilla, no olvides que esto no está reñido con la estética. Huye del eterno chándal o el pijama. Piensa cada día en la manera de verte guapa, arréglate, aunque sólo tengas previsto salir a hacer la compra. Que al mirarte al espejo te guste lo que ves. Esto ayudará a aumentar tu autoestima. Te muestro una propuesta y el genial consejo de Lucía Be:

963bf619690cc289d5a890c8e1d426bf

6c196e0b87593549217342acf6ff087f

2- Busca al menos un día a la semana para mimarte, para descansar especialmente y salir de casa con el fin de hacer algo que no sean gestiones. Puede ser un plan familiar, de pareja, una tarde de chicas…Si es necesario pide ayuda para poder hacer tus “escapadas” y que alguien te releve con los peques. Incluso a diario, si nos organizamos, es posible encontrar pequeños ratitos que nos aporten oxígeno y descanso. Aunque sea 15 minutos para leer un poco de esa novela que te traslada a otros mundos, un pequeño paseo que te permita respirar, estirarte, disfrutar de un bonito atardecer…Porque sí, tú también trabajas, y como trabajadora que eres mereces y necesitas tus descansos, desconectar de tu labor.

7caa6556ab3ccb2eb9db638dab79df35

3- No permitas que todo el peso de la casa recaiga sobre ti. Aunque no quieras renunciar al puesto de “capitana general del barco”, será muy beneficioso para toda la familia que repartas tareas. A veces nos cuesta delegar porque pensamos que nosotras lo haremos antes o con más interés, porque nos aburre e irrita esperar a que todos cumplan con su parte. Pero no te rindas en ese intento. Te sentirás menos desbordada y el que cada uno entienda que el hogar es cosa de todos hará que sientas que valoran lo que haces y que pongan más cuidado en mantener esa atmósfera que cada persona espera encontrar al llegar a casa.

d074069768f3e449c9e1a1a0ed06eb40

4- Es muy importante que procures mantener relaciones sociales con otras personas ajenas a la familia. Todos tienen algún compañero de trabajo con el que pasar unos momentos de risas al día, intercambiar impresiones, conversar…Pero si pasas la mayor parte de tu tiempo en casa corres el riesgo de aislarte un poco y de alguna manera limitar tu desarrollo personal en ese aspecto tan importante. A lo mejor no puedes permitirte pasar mucho tiempo con amigas pero una quedada de mamás para llevar juntas a vuestros peques al parque o salir a correr un ratito con una amiga después de dejar a los niños en el cole podría suponer una solución a este aspecto.

0f063aa57e622b2aac1f66e35a2947bd

5- Haz algo de deporte. Aunque te parezca que correr detrás de tus hijos, cargar las bolsas de la compra, limpiar o pasar la aspiradora son equivalentes a 10 horas de gimnasio (razón no te falta). O que tu casa se asemeja bastante a un campo de batalla, una pista americana o una verdadera carrera de obstáculos, el cuerpo no agradece de la misma manera cualquier actividad física. Andar, correr, bailar, nadar…Elige aquél ejercicio que se adapte mejor a tu estado  físico y al tiempo del que dispones. No es necesario apuntarte a un gimnasio. Existen muchas actividades que pueden realizarse al aire libre y gratuitamente. También puedes animarte a realizar una sencilla tabla de ejercicios en tu propia casa. Puedes encontrar infinidad de clases monitorizadas en Youtube de pilates, GAP, baile…¡Te sentará de maravilla! Unos minutos al día y como nueva. Te ayudará a desestresarte, dormir mejor, estirarte y evitar esas molestas contracturas que sufrimos las mamás por diversos motivos. Además, como todos sabemos el deporte eleva el ánimo y nos hace sentirnos mucho mejor.

73b6bb885181b088323060243ffd7164

   En definitiva, cuida de ti misma, de tu bienestar personal y revertirá en tu beneficio y en el de toda tu familia. Tus labores cotidianas te resultarán más llevaderas. Te sentirás más plena para cuidar de los tuyos, más realizada como persona y como mujer. Aunque alguno de estos consejos te resulten utópicos, o no siempre consigas ponerlos en práctica al menos inténtalo. Te garantizo resultados positivos inmediatos y un aumento palpable de tu calidad de vida. Te hablo desde mi propia experiencia y espero que te sirvan de ayuda. No quiero acabar sin exclamar de nuevo: ¡¡GRACIAS MAMÁ!!

Si te ha gustado este post compártelo

7 comentarios en “Querida mamá que trabajas en casa:

  1. Esto me lo estabas contando a mí directamente, ¿verdad? 😀
    Es complicado valorar una misma el trabajo que se hace en casa, sobre todo porque no es un trabajo valorado socialmente. Se tiende a pensar que estar en casa es igual a vacaciones o algo así y, al final, acabas asumiendo cosas que no son correctas.
    Te felicito por el post 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a mi blog
Recibe mis últimas entradas en tu correo electrónico.