Skip to main content
un cuento sobre la maternidad imperfecta pero feliz

Un cuento sobre la maternidad imperfecta pero feliz.

A estas alturas de la vida, todas somos conscientes de que la sociedad nos embauca con sus cantos de sirena. Nos provoca sentimientos de culpa y frustración por no alcanzar unos cánones de perfección que, supuestamente, son reales. Pero lo cierto es que sencillamente son imposibles.

Y aunque lo sepamos, sin darnos cuenta nos siguen afectando esas ideas y presiones utópicas. Aunque esta realidad se materializa en muchos aspectos, en nuestro papel de madre es especialmente acuciante. A veces nos persigue el miedo a que nuestros hijos no sean felices por nuestras torpezas, fallos o imperfecciones.

Pues bien, hoy vengo a hablaros de un cuento que me sorprendió gratamente porque trata ese aspecto. El mensaje fundamental que lanza es que mamá tiene defectos y quizás las cosas con ella no salen como esperábamos, pero, a pesar de todo, es genial. Consigue hacernos pasar un día maravilloso con sentido del humor y cariño.

un cuento sobre la maternidad imperfecta pero feliz

Lo descubrí a través de mi colaboración con BOOLINO, la web de la que os he hablado ya en otras ocasiones y que tiene como objetivo fomentar la lectura entre los peques. “Mamá, eres…¡GENIAL!” está recomendado para niños entre 3 y 7 años. Su autora es Myriam Sayalero y la ilustradora es Marisa Morea. La editorial es Beascoa.

Es un libro de gran tamaño con tapas duras. Las ilustraciones no pueden ser más bonitas. Desde el principio de la historia se percibe como la mamá tiene muy buenas intenciones. Se ha propuesto pasar un día de calidad con sus hijos, realizando actividades divertidas y mostrándoles todo su cariño.

Los niños no parecen muy entusiasmados con la idea. Incluso protestan ante la propuesta de su madre. En este aspecto he de admitir que el libro me generó ciertas dudas. Creo que tenemos que ser exquisitos con todos los medios que empleamos para educar a nuestros hijos. Pensé que no me parecía adecuado normalizar mediante el cuento actitudes como la queja, reproches o incluso burla de los pequeños hacia su madre. Y esa fue la primera impresión que tuve al leerlo.

Quizás me pilló en mal día…Pero cuando volví a hacerlo entendí que es la forma que encuentra la autora de reflejar el rechazo que puede provocar a priori que mamá “no sea tan guay” como esperamos. Pero si nos dejamos conducir por la historia, el giro que se le da al final me parece interesantísimo. Y es que, a pesar de todo lo que no ha salido como esperaban, lo han pasado genial. ¡Mamá es muy divertida!

Además, le encontré el lado positivo a la posibilidad de trabajar esas conductas que, aunque a veces tengan un cariz negativo, son tremendamente humanas. Y si queremos educar hijos emocionalmente inteligentes, qué mejor que enseñarles a encauzar esas tendencias. ¿Qué hacer cuando quiero quejarme porque algo no me gusta? ¿Cómo acometo una actividad que no me apetece hacer? ¿Es correcto burlarme de quien no ha hecho las cosas bien?. Ahí tenéis un magnífico campo de trabajo de las virtudes humanas y las emociones con vuestros hijos.

Por ejemplo, me gustaría que mis hijas no fueran “quejicas”, sino personas capaces de asumir incomodidades u obstáculos con una buena actitud. Pero también enseñarles a quejarse cuando sea necesario y legítimo. Además quiero darles las herramientas adecuadas para hacerse fuertes y capaces de realizar actividades que no apetecen pero que valen la pena, por su bien o por el de su entorno. Y por supuesto, que eviten burlarse bajo ningún concepto de nadie, pero que al mismo tiempo aprendan a reírse sanamente de sí mismas…¡Tenemos tanto que trabajar creciendo juntas!

un cuento sobre la maternidad imperfecta pero feliz con el que podemos enseñarles a asumir las cosas que salen mal

La última imagen muestra a los peques abrazados a su madre con caritas de satisfacción y alegría, sonriendo. Le reconocen que ha sido un día estupendo y confirman que mamá mola. Las cosas no han salido como planearon (perdieron los remos de la barca con la que pasearon por el lago; la merienda que habían preparado se cayó al agua…) pero lo importante es que se habían reído muchísimo juntos.

un cuento sobre la maternidad imperfecta pero feliz. Mamá tiene defectos pero es genial

Además al final del cuento podemos encontrar una bonita dedicatoria de agradecimiento a las madres que os muestro a continuación:

un cuento sobre la maternidad imperfecta pero feliz

También podéis encontrar las instrucciones para realizar una manualidad especialmente diseñada para sorprender a mamá. A mis hijas la historia les dejó boquiabiertas. Les gustaron muchísimo los dibujos y mi peque de dos años también la siguió bien, a pesar de estar prevista para niños más mayores. Ahí entra en juego vuestra capacidad de captar su atención mediante los gestos, la modulación de la voz, ayudándoos de las imágenes.

La verdad es que finalmente he sacado una buena conclusión de este cuento. Y es que me parece una gran idea, emplear esta “historia atípica” en literatura infantil para explicar a nuestros hijos que aunque la vida no es perfecta y las personas tampoco, todo tiene su lado positivo, todos tenemos nuestro encanto. Y que hasta el día “más torcido” puede acabar resultándonos una jornada genial si le echamos sentido del humor y cariño.

Espero que os haya gustado la propuesta. Si os animáis a comprarlo podéis hacerlo en este link. ¡Nos leemos pronto!

Si te ha gustado este post compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a mi blog
Recibe mis últimas entradas en tu correo electrónico.