Skip to main content
un tiempo especial con cada hijo

Un tiempo especial con cada hijo

    Reserva a diario un tiempo especial con cada hijo tendría que ser una prioridad en nuestra agenda. A pesar de ello, la vida se nos complica y las circunstancias, en ocasiones, hacen que esto se convierta en una idea utópica. Pero, ¿qué tal si lo intentamos?. Si nos paramos a pensar, se nos van muchos ratos en actividades que no nos aportan nada. Y ¿qué mejor inversión del tiempo que emplearlo en ESTAR con nuestros hijos?.

 un tiempo especial con cada hijo para evitar los celos

   Hoy os traigo la “última entrega” de la serie de posts sobre la temática de los celos infantiles. Primero hablábamos de su definición y características, además de comentar una serie de pautas que nos podían ayudar a prevenirlos, ya desde el embarazo del hermanitoDespués os contaba nuestra experiencia una vez que nació el bebé. Y cómo conseguimos encauzar la situación. Allí os hacía referencia a esta estrategia que se trabaja en psicología infantil y que resulta muy beneficiosa para el niño que sufre los celos. Aunque es aplicable y positiva para cualquier peque.

   Como os comenté en su día, la conocí gracias a la recomendación de mi cuñada, psiquiatra infantil, y la psicóloga de la guardería de nuestras hijas. Ya sabéis que mi marido y yo decidimos acudir a ellas ante una situación que nos desbordaba y preocupaba mucho.

   Si os parece, os lo explicaré desde mi punto de vista y mi experiencia personal. La técnica psicológica en sí, es más compleja de lo que aquí os expondré. Pero, personalmente, evito ceñirme estrictamente a este tipo de teorías. Creo que cuando hablamos de AMOR, que al fin y al cabo es lo que estamos “trabajando” con nuestro hijo, cuanto más espontaneo, auténtico y particular sea, mejor.

   A pesar de ello, pienso que la idea general de esta estrategia nos puede orientar positivamente para mejorar la relación con cada hijo y reforzar su seguridad y autoestima. De tal manera, que además se convierta en un “antídoto” perfecto en la lucha contra el aspecto negativo de los celos.

un tiempo especial con cada hijo aumenta su autoestima

¿Qué es el tiempo especial?

 

   Se trata de un rato de calidad compartido con nuestro hijo. Sus principales beneficios serán la mejora de su autoestima y de la interrelación con él. Además, le hará sentirse único, condición que todas las personas necesitamos percibir.

Durante ese tiempo se aconseja aplicar las siguientes pautas:

 

  • Efectuar una actividad agradable para él (pintar, contar un cuento, jugar al escondite…)
  • Evitar las críticas. No es el momento de sentarse a comentar si ha obrado mal anteriormente, preguntarle por qué se ha peleado con su hermano o proponerle que pida las cosas sin gritar…Sería contraproducente que se sintiera juzgado.
  • Evitaremos darle instrucciones o dirigir o controlar su conducta. El pequeño “dirigirá” la actividad. En la medida de lo posible nos adaptaremos a la manera en la que quiere hacer las cosas. Salvo que pida algo a lo que no podamos acceder. Por ejemplo, si, aunque en un principio habíamos pensado hacer animalitos con plastilina, prefiere dibujar un león, no hay ningún problema. Pero si el niño nos pide una excursión a la montaña, un día entre semana que además de estar lloviendo, obviamente, le explicaremos que podemos buscar un fin de semana para hacerlo y le daremos opción para que plantee una alternativa viable.

un tiempo especial con cada hijo aumenta su seguridad en sí mismo

 

¿Cuáles son sus objetivos?

 

  • Disfrutar de su compañía sin estrés. En un ambiente de calma, donde no exista la sensación de que tenemos prisa, o que estemos atendiendo varios asuntos además de a él.
  • Redescubrir aspectos positivos en la relación. “¿Te das cuenta de lo bien que lo pasamos juntos?”. “¡Estoy tan contenta de ser tu mamá!”.
  • Hacer al niño/a más consciente de sus cualidades y puntos fuertes. “¡Mario! ¡Siempre tienes tus coches colocaditos!”. “El orden te ayuda a encontrar tus cosas con facilidad y así puedes jugar con todos cuando quieras, ¿verdad?”.
  • Mostrar aspectos positivos nuestros. A menudo, sin darnos cuenta, adoptamos un rol bastante desagradable para nuestros hijos durante demasiado tiempo a lo largo del día. Nos limitamos a vigilar que no rompan nada, dar órdenes y llamar la atención cuando no han hecho las cosas como esperábamos. Este ratito diario será una buenísima ocasión para ejercitarnos en tomar una actitud más alegre y divertida de lo habitual. No temas sacar a relucir tu lado lúdico e incluso hacerte un poco “niño” por un momento. Deja que tu pequeño vea en ti a alguien que le arranca sonrisas.
  • Suele mejorar la cooperación del niño. Cuando el ambiente es tranquilo y agradable, estimulamos su autoestima y tenemos una buena actitud con él, sin duda, contribuiremos a que se muestre más colaborador y con ganas de participar. Esto nos ayudará muchísimo a lo largo del día, cuando surjan situaciones en las que su inclinación a colaborar sea beneficiosa para todos.

un tiempo especial con cada hijo en exclusiva

 

¿Cómo podemos llevarlo a cabo?

 

  • Se trata de buscar un espacio diario de 15 a 20 minutos (al salir del cole o la guarde, después de cenar…) al que llamaremos “tiempo especial”.
  • Si no queréis concretar un momento determinado, para así sentiros más libres y no concebir ese momento como una obligación más del día, podéis aprovechar cualquier situación en la que os parezca que el niño está disfrutando de alguna actividad.
  • En ese momento debéis interrumpir cualquier cosa que estéis haciendo y participar en su juego con el mayor interés (por supuesto ¡¡fuera móviles!!).
  • El niño siempre escoge el juego o actividad. No debe haber nadie más, ningún hermano. Se trata de un tiempo especial destinado exclusivamente para él.
  • Es importante que sean partícipes de este tiempo especial el padre y la madre, alternándose por semanas o días.

un tiempo especial con cada hijo para fortalecer vuestra relación

   En definitiva, se trata de buscar un momento en el que sólo estéis él y tú o su padre. En el que “lo único” que haremos es disfrutar de un rato juntos. Darnos un baño de cariño y positividad. Decirnos que nos queremos y lo importantes que somos el uno para el otro. Sin duda, debería ser una actividad “de obligado cumplimiento” en nuestra rutina diaria con nuestros hijos. Los beneficios que nos puede aportar a ambos hablan por sí solos…

   Contadme que os parece, lo que por otra parte no es ningún descubrimiento, tan sólo empeñarse en dedicar un tiempo a a quererse exclusivamente y enriquecerse mutuamente. Es la capacidad más bonita que tenemos las personas. ¿Procuráis hacerlo en el día a día? ¿Qué otras recomendaciones haríais a una mamá que está pasando por el mal trago de experimentar como uno de sus hijos siente celos hacia otro?

Si te ha gustado este post compártelo

5 comentarios en “Un tiempo especial con cada hijo”

  1. Me parece estupendo todo lo que dices. Todos estamos faltos de tiempo para estar con las personas que queremos, pero para los niños es vital para su crecimiento emocional y autoestima, que sus padres les presten atención personalizada. Te felicito

  2. Cuando nació mi hija menor, el pediatra nos dijo exactamente esto. Y todos los días me iba un rato con la mayor a la plaza sola, mientrasla bebé se quedaba con su papá, al principio durmiendo, después ya más despierta.

    Ahora que estoy de madre soltera se me hace más difícil, pero estoy recurriendo a los mimos!! Mucho abrazo y cariño para ambas!!

    Comparto!!

    1. ¡Qué bueno, Nora! Efectivamente a campeonas como tú que crían a sus niños solas, las cosas se les complican. Pero no olvides que lo importante no es tanto el tiempo que les puedas dedicar o la complejidad de la actividad en sí. Un ratito de cosquillas y risas con uno, un baile divertido con la mayor…alimentan emocionalmente a los nenes y les aportan muchísimo más de lo que pensamos. Ánimo y toda mi admiración! Mil gracias por comentar y compartir el post. Un besazo!

  3. Muy bien post! Yo me di cuenta de eso cuando mi marido se llevaba a la mayor al campo o a pasear mientras yo me quedaba con el pequeño de 1 año. Ambos disfrutan de su tiempo y son felices siendo los “únicos” pero me da miedo que se acostumbren a que separados están mejor.. ahora intento hacerlo en casa por las tardes, cuando duerme el pequeño es el momento de la mayor o si se van la mayor y el padre a la compra me quedo en casa jugando con el peque.

    1. ¡Qué bueno, María!! Me encanta cuando percibimos estas cosas de manera natural, sin necesidad de que ningún experto nos lo explique. Está claro que la educación y la crianza, como casi todo en la vida, son cuestión de amor y sentido común. No temas que la mayor llegue a la conclusión de que se está mejor a solas con su padre que con toda la familia. Estoy segura de que eso no ocurrirá. Todos necesitamos momentos especiales que nos hagan despertar de la rutina, valorar las cosas buenas y recargar pilas. Pero no por ello rechazamos lo cotidiano, lo habitual. De todas formas si es bueno que os alternéis tu marido y tú a la hora de dedicar ese tiempito especial. Para que estreche lazos con ambos y porque seguro que le aportáis cosas distintas que se complementan entre sí a la perfección y que enriquecen aún más su experiencia. No sufras, porque sólo supondrá cosas buenas para ambos. Lo estáis haciendo genial! Un besazo y mil gracias por tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a mi blog
Recibe mis últimas entradas en tu correo electrónico.