Skip to main content

Prevenir accidentes domésticos de nuestros peques

   ¡Muy buenos días! Hoy vengo a hablaros de un tema de suma importancia. Desde que nuestros hijos comienzan a desplazarse por sí solos los posibles peligros a los que se exponen se multiplican. Ésta es una de las causas que nos provoca a las madres un estado de alerta y vigilancia constante que sin darnos cuenta eleva nuestros niveles de ansiedad y agotamiento.

limpieza-productos

   No sé cómo son vuestros chiquitines, pero las mías deben tener algún antepasado trapecista y escalador, porque no hay barrera que se les ponga por delante. Además, las pocas “alturas” de la casa que no consiguen alcanzar se van reduciendo a toda velocidad. Y por alguna extraña razón, siempre les llamará especialmente la atención, el rincón más peligroso, el armario que contiene productos no aptos para su manejo y el mueble más inestable.

   En la actualidad, según la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, casi un 70% de los accidentes domésticos afecta a niños de entre 1 y 4 años. Son edades muy complicadas porque apenas tienen conciencia de peligro. Y, en torno a los dos años, adquieren una agilidad enorme para subirse a banquetas, sillas o lo que se tercie e ingeniárselas para alcanzar lo que deseen. Además, su lógica curiosidad y afán de descubrir el mundo, hacen que quieran abrir todo lo que encuentran. Cuando son más bebés y atraviesan la temida “fase oral”, su forma de conocer un elemento nuevo, como bien sabéis, es probar su sabor o llevárselo a la boca…

enchufe

   Mi hija de 15 meses se sube al mueble de la TV sin dificultad alguna desde hace tiempo. Y aunque aún no tiene la altura suficiente para poder abrir las puertas, su hermana de tres años tiene la “cortesía” de ir abriéndole camino y facilitándole las cosas. Así que hacen un equipo perfecto para investigar y hurgar en todos los rincones de la casa. Por ejemplo, cuando la mayor va al baño a hacer pis, la chiquitina corre veloz a aprovechar la circunstancia para trastear en los armarios de botecitos de mamá…

bebe-papel

   Por supuesto, tanto mi marido como yo estamos atentos en todo momento e intentamos que no se nos pase ni una. Pero como bien sabéis, los niños son rapidísimos y aprovechan cualquier descuido. Además, habitualmente estamos haciendo mil cosas a la vez y en ocasiones, por ejemplo, a la mayor “le cunde” muchísimo el tiempo que tardo en cambiarle un pañal a la pequeña. Y cuando voy a mirar qué está haciendo, habitualmente ya es demasiado tarde para evitar la trastada…

   Lo de menos es que te destrocen el maquillaje, te rompan cosas, pinten las paredes o desordenen todo lo que encuentren a su paso (cosa que tampoco tiene ninguna gracia). Mi principal temor es el de pensar en los posibles accidentes que se pueden dar. Algunos con consecuencias terribles

no-esperes

   La verdad es que mi filosofía en cuanto al enfoque de la crianza de mis hijas es no estar demasiado encima de ellas prohibiéndoles todo constantemente. Lógicamente les pongo límites y procuro enseñarles a que cuiden sus cosas y las de los demás y a evitar peligros. Pero no me gustaría que sus jornadas se convirtieran en un constante escuchar: “no hagas eso“, “no te subas ahí“, “vas a romperlo“, “te vas a ensuciar“, “te vas a caer“…Aunque en ocasiones sea inevitable, mi afán es que, en general, se sientan libres y cómodas en casa.

   Si algo se les ensucia o se les rompe por no manejarlo con cuidado o si al saltar desde el sofá se dan un pequeño coscorrón, también es una manera de que aprendan cómo funciona el mundo. No podemos tenerlos en una “burbuja”. Prefiero lavar más ropa o arreglar de vez en cuando alguna que otra pequeña trastada, que darles la sensación de que viven en una cárcel. Pero siendo tan pequeñinas, hay peligros que tenemos el deber de evitarles, nos guste o no. Y como es imposible vigilar todo 24 horas, no está de más contar con elementos que nos ayuden a tener un hogar más seguro y controlable por los adultos.

   Así que llevaba tiempo buscando algún sistema de cierre de las puertas de las habitaciones.De tal manera que en principio sólo puedan acceder por sí solas al salón (que es donde solemos pasar más tiempo con ellas y está acondicionado para reducir al mínimo los posibles riesgos y los objetos de valor que se puedan romper) y a su habitación (donde tienen sus juguetes y cuentos y está diseñada de manera que no corran peligro). Por supuesto,  también les dejaré estar en el resto de la casa pero, siempre, en compañía de un adulto.

cierrale-la-puerta

   Aunque me estoy planteando qué hacer con al menos uno de los baños. Porque he pensado que si la mayor necesita acudir allí, no sería conveniente que dependiera de avisarnos a alguno de los dos para que le abriéramos la puerta, porque iría en detrimento de su autonomía, que es importantísima. Así que lo que he pensado es dejar el baño del pasillo sin productos que puedan resultar peligrosos para ellas o que estén a su alcance y de esa manera poder destinarlo a su uso. También es verdad que la peque a veces me la lía abriendo el grifo del bidé y empapándolo todo de agua…Así que ya veré cómo me las apaño. Aunque como os he dicho, ese tipo de travesuras no me preocupan tanto. Fregona y cubo y se soluciona. Entran dentro de sus “labores” como niños que son. Como siempre, nos encontramos ante los eternos dilemas: libertad y autonomía de nuestros peques versus seguridad para ellos y comodidad para los mayores en casa…Creo que lo ideal, como casi todo en esta vida, está en encontrar un término medio que permita dar satisfacción a ambos aspectos y encontrar el necesario equilibrio.

   Curiosamente, como os contaba, no encontraba nada que diera solución a mi preocupación. Sólo algunos topes para no desplazar la puerta que se colocan en el suelo y me parecían un engorro muy poco práctico. Lo que sí abunda en el mercado son los típicos mecanismos para evitar que abran las puertas de los armarios, manipulen los enchufes o que se pillen los dedos o se dañen con las esquinas de los muebles. Pero no daba con nada que me convenciera para evitar que abrieran las puertas de las habitaciones.

seguridad-para-ninos-en-casacabecera-400x250

   Mi padre me decía que contratara a un cerrajero para que me instalara pestillos en todas las puertas, ya que no llevan cerradura para llave. Pero esa solución no me convencía puesto que, además de parecerme un lío, quieras o no se dañan las puertas y no vivimos en una casa en propiedad sino de alquiler. Además de que, con lo espabiladas que son las peques, seguro que aprenderían a abrirlos rápidamente. Por otra parte, me daba apuro planteárselo al dueño del piso y descarté la idea.

   Pues bien, os cuento todo esto porque por fin, el otro día, mientras navegaba por mi perfil de Facebook, me saltó un anuncio que me vino de perlas. Era un vídeo de una empresa española que había patentado un sencillo sistema para lo que necesitaba. Me encantó la idea y rápidamente fui a cotillear en su web para informarme bien al respecto. Y como todo lo que me gusta y me funciona para la crianza y educación de mis hijas intento compartirlo con vosotros siempre que puedo, hoy os daré la información general de la que dispongo al respecto, para que conozcáis el que a mí me ha resultado un auténtico “inventazo”. Estoy segura de que os hará ganar en tranquilidad y sobre todo, lo más importante, en seguridad para vuestros pequeños.

babylock-abrir

   Me gustó tanto la idea que solicité a la marca que me permitiera probarlo para ver si realmente funcionaba bien y daba de una vez por todas solución a mi problema. Como siempre os digo, todo lo que os recomiendo a través de mi blog, son productos que yo he probado previamente y con los que estoy altamente satisfecha. Aquí no encontraréis tomaduras de pelo. Os lo garantizo. Iría contra mis principios y sería tirar piedras sobre mi propio tejado.

   Tienen un equipo de atención al cliente encantador y accedieron rápidamente. Me lo enviaron enseguida  a casa y me gustó tanto que no puedo dejar de recomendároslo. Además, vista la eficacia del producto, pienso comprar 3 o 4 más para tener la casa bien blindada para mis “gamberrillas” y así vivir sin tanto sobresalto…A continuación podéis ver a “mi mayor” intentando abrir la puerta sin éxito jejeje. ¡Y era imposible! Y eso que al parecer no había colocado del todo bien el sistema, porque según lo que me comentaron desde la empresa que lo fabrica, para que el dispositivo funcione correctamente, lo ideal es engancharlo a la mitad de la manivela y no tan al extremo como yo lo había puesto. Pero el caso es que aún así funcionaba perfectamente y las niñas no podían abrir de ninguna manera.

pauli-intentando-abrir

   Os cuento, se trata de BABYLOCK, una patente española. Os dejo por aquí el link a su web para que accedáis a una información más completa y detallada. Es el único dispositivo de bloqueo de puertas que permite ser accionado desde ambas partes por adultos. Se instala en unos segundos sin agujeros ni adhesivos, fácil y cómodamente. Sólo tenemos que pasar la cinta textil por encima de la hoja de la puerta, enganchar los extremos a ambos manillares mediante un tornillo y su correspondiente puerta a cada lado y tensar la tela mediante un dispositivo que lleva instalado a modo de pulsador (que nos permite bloquear y desbloquear la puerta). Los podéis dejar instalados y para usarlo cuando queréis entrar o salir, lo único que tenéis que hacer es presionar el pulsador para destensar la tela y desbloquear la manivela y al salir volver a tensarla para que los enanos no puedan entrar. No sé si he sabido explicarme, pero os dejo un link a un vídeo tutorial buenísimo de su web en la que lo entenderéis de manera muy sencilla y visual. No me digáis que no es genial…

producto

   De esta manera ahorras en otros productos de seguridad. En lugar de andar poniendo 20.000 aparatitos para cada armario de la casa, con instalar uno de éstos en la puerta de la habitación que consideréis, a lo tonto os ahorráis mucho dinero y molestias. Además, es un producto protegido bajo patente con controles de seguridad aprobados. Con lo cual tenemos total garantía en ese sentido.

   Es apto para puertas universales de madera, cristal, aluminio, o cualquier otro material. Su precio es de 12,95€. Me parece que está muy bien para todo lo que ganas con él. Y me gustó mucho que, como podéis ver en su tienda online, tienen distintos modelos de tela, de tal manera que no desentonen demasiado con el tono de las puertas que tengáis en casa. Y también uno más divertido con motivos infantiles. Así que podéis elegir a vuestro gusto.Sí os interesa podéis comprarlo pinchando AQUÍ. Sólo los venden online y te lo envían rápidamente a casa.

distintos-tonos

modelos

¿Qué os parece? ¿No es un invento genial? Además me encanta que sea una patente española la que haya ideado esta solución tan necesaria para el día a día de una casa con niños. Creo que el ingenio y el buen hacer de BABYLOCK con este producto merecen difusión. Por eso me decidí a contároslo y así os ahorro el “trabajo de investigación” infructuosa que me he visto obligada hacer durante estos años. Ya me contaréis vuestra opinión al respecto, si os decidís a adquirirlo y si estáis contentos con él, que estoy convencida de que sí. ¡Nos leemos pronto!

Si te ha gustado este post compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a mi blog
Recibe mis últimas entradas en tu correo electrónico.